Gritos, insultos a políticos, artistas y periodistas, cánticos deseándole la muerte a CFK y otros hits conformaron la tragicomedia opositora a caballito de lo que durante la semana propulsaron políticos y periodistas afín al Macrismo

Por su parte, Alberto Fernández rechazó el discurso del odio que se escupió en la Plaza y dijo que “la forma de manifestarse” en democracia “no puede ser exhibir frente a la Casa Rosada” bolsas mortuorias “con nombres de dirigentes políticos”.

“Esta acción lamentable solo demuestra cómo muchos opositores conciben la República”, completó.